EL PERIODISMO EN CHIAPAS

Este es una bitácora exclusivamente para textos relacionados con la historia del periodismo en Chiapas. Para exhibir los aciertos y desaciertos, dislates, cosas chuscas y otros detalles que reflejen la idiosincrasia del periodismo chiapaneco. Tantas cosas y situaciones que veo y leo que no quiero que se pierdan en el tiempo, quiero documentarlo y compartirlo. Advierto que para nada pretendo congratularme u ofender a persona alguna.

sábado, marzo 15, 2014

Una breve reseña de ocho periodistas de Chiapas

Un texto Enrique García Cuellar
Enrique García Cuellar
 Ahora voy a hacer un recuento de las personas a las que tengo respeto y admiración en Chiapas. Empezaré
Enrique Alfaro
por mi tocayo Enrique Alberto Alfaro Santos. Lo conocí en sus inicios como caricaturista, ya dueño de un talento enorme por desarrollar. Abrevó en los mejores dibujantes. Comparaba, observaba, disfrutaba su trabajo. Invitó a grandes del oficio y nos reunimos en varias ocasiones. Militante de aquella izquierda congruente, su trabajo levantaba polémica porque no tenía más compromiso que su propio pensamiento, como hasta la fecha. Me honra con su amistad y lo considero un periodista excepcional en el género de la caricatura. Sabe cantar, sabe opinar, sabe escribir y se mantiene siempre en su línea de pensamiento. ¡Un abrazo, tocayo!

El entonces gobernador de Chiapas, Patrocinio González Garrido nos pidió entonces a los del Grupo Ámbar, seleccionar a alguien con talento para mandarlo becado a estudiar Comunicación a la UNAM.
Sarelly Martínez
Solicitamos a un grupo de jóvenes de preparatoria que presentaran un proyecto o un ensayo acerca del Periodismo. Los jueces fuimos José Martínez Torres y yo. Al revisar los trabajos, nos sorprendió la claridad de la exposición y de la redacción de un joven llamado Sarelly Martinez Mendoza. Se despegaba del resto de participantes. Todo fue otorgarle la beca para que por su cuenta llegara hasta el doctorado que ahora ostenta con toda legitimidad. Doctorado de verdad. Se inclinó por la parte académica y es un elemento valioso en el estudio actual de la Comunicación. Lo respeto como profesional y como amigo. Y sus alumnos lo respetan por la seriedad con que aborda sus responsabilidades. Un saludo, Sarelly.

Sergio Stahl
Dentro del Periodismo, Sergio Arturo Stahl Espinosa es todo un personaje. También el entonces gobernador Patrocinio González Garrido, en su afán de profesionalizar este oficio, nos otorgó una beca de posgrado para quien destacara en el Periodismo. Recomendamos a Sergio, brillante muchacho, entregado al deporte (cinta negra de karate) lector ávido. Para entonces ya se había
graduado en Letras latinoamericanas y devoraba a Novalis, a Goethe, fascinado por la literatura alemana. La sordidez de Jack London lo atraía poderosamente. Imagino que también Virginia Wolf, no lo sé. Lo recomendamos y se fue a la Universidad de California. No aprovechó esa oportunidad como lo esperábamos, sin embargo, su talento es manifiesto. Ahora las redes le han dado una oportunidad para publicar desde varias perspectivas su visión de la vida, muy personal. Posee lecturas muy valiosas y sabe asimilarlas con pasmosa facilidad.

A Isaín Mandujano lo conocí siendo él apenas un jovencito antes de los veinte. Estudiaba Comunicación y le
Isaín Mandujano
gustaba aprender directamente en la calle, como reportero. Lo orientaba Pepe López Arévalo, periodista empírico —como todos nosotros— que tenía una visión oblicua de la vida. Entre humor y seriedad, Pepe le aportaba a un grupo de aspirantes a periodistas sus propias experiencias, desde la guerrilla hasta los esfuerzos poco productivos que había hecho en Yajalón con su periódico Nueva Generación. Isaín ya demostraba aguda inteligencia y un olfato periodístico muy singular. Sabía donde estaba la nota. Le gustaba estar al margen del poder político y ejercer su propio poder. Eso le ha traído consecuencias nada gratas, pero muy meritorias. En las reuniones con trago y guitarra, Isaín era el que ponía la alegría, la chispa y no podía evitar darnos algo de información política. Esas reuniones no volverán a darse porque todo tiene su tiempo. Ahora es el principal periodista digital de la comunidad de Facebook y continúa con su línea opuesta a veces a la información oficial, lo cual resulta molesto para cualquier gobernante.

Sergio Melgar
Sergio Melgar Recinos era otro jovencito que se acercó al Grupo Ámbar. Sus trabajos eran muy serios. Escribía con gran soltura y facilidad ya desde entonces. Recuerdo sus ojos chispeantes, inquirientes, con ganas de aprender el periodismo en media hora, si fuera posible. Era un jovencito reflexivo y buen lector. Hacía buenas investigaciones y siempre preguntaba a quienes creía que podían saber más que él. Se ausentó un breve tiempo. Creo que se fue a Chihuahua. Regresó y supo acomodarse como columnista político y logró respeto, el respeto para quien se esmera en escribir con aseo y lógica. Fundó su propia publicación y siguió su camino independiente. Ahora me gusta escucharlo en Código Sur Radio, donde cada mañana despliega un buen esfuerzo informativo y emite opiniones valiosas. Es otro de los que están en un lugar que él mismo se ha ganado.

Jorge López Arévalo hace periodismo económico. Entonces era un estudiante de Economía y llegaba a
Jorge López Arévalo
hacer artículos a la Redacción del Grupo Ámbar. Me gustaba reunirme con él en San Cristóbal, donde conversábamos largamente. No paraba de estudiar. También se siguió de frente hasta el doctorado y otros estudios de posgrado. Sigue estudiando diariamente. De pensamiento independiente, cuando fue secretario general de la Universidad Autónoma de Chiapas, yo lo veía como que no se sentía a gusto. Renunció. Prefirió la academia y ahí se desplaza como pez en el agua. Aquel joven de entonces ahora es un respetado doctor en Economía, reconocido en Europa y en este continente. Recuerdo que una vez se espantó cuando me vio escribir en una computadora contigua. Él escribía unos renglones, reflexionaba, corregía, escribía de nuevo, reflexionaba y así, a ese paso, hacía sus artículos. Se espantó porque yo me sentaba y escribía de un tirón. Tal vez así escriba ahora él mismo, ya con el oficio dominado.
Arcadio Acevedo

Cuando lo conocí, nos enfrascamos en una discusión que dura hasta la fecha. Arcadio Acevedo es un hombre ilustrado y multifacético. Impecable jugador de dominó, sabe hasta latín. Ya era un consumado periodista y monero en ese entonces. Ahora es un pintor exitoso, además de que escribe mejor. Es imposible discutir con él, como es imposible discutir conmigo, porque sacamos argumentos hasta de debajo de las piedras; echamos mano de todo con tal de no ceder. Su trabajo periodístico es admirable, porque destila sarcasmo, conocimiento y dominio del lenguaje. La originalidad y engañosa sencillez de sus monos, son el vehículo ideal para la crítica mordaz. Lo admiro desde que lo conozco y disfruto siempre sus publicaciones y sus obras de arte.

José Luis Castillejos era gente grande desde jovencito. En aquel entonces, era corresponsal de El Universal.
José Luis Castillejos
Sus textos eran profesionales en un medio muy precario en redacción. ¿Dónde aprendió? Nunca le he preguntado, pero manejaba la redacción periodística con destreza. Se mantenía al margen de los contubernios con el poder. Tuvo el tino de acercarse a quienes sabían más y, con sencillez, aprendía rápidamente. Lo conocí en Tapachula, tal vez él no se acuerde. Luego coincidimos en Tuxtla con Juan Balboa, quien le tiene especial aprecio. Siempre vi a José Luis muy adusto y sobrio, sin aspavientos. Formal a la hora de escribir y muy fundamentado y cuidadoso al hacerlo. Es otro de los valiosos elementos del periodismo chiapaneco. Cuando viajamos hace poco a Tapachula, coincidimos en el asiento y el viaje se hizo corto porque nos la pasamos botados de la risa. Por fin lo vi reír de manera casi continua, ya no con esa seriedad que lo acompaña siempre. Es uno de los mejores de Chiapas, con su estilo personal y su sello de profesionalismo cabal.

Hice estas breves reseñas de algunos periodistas que admiro. Aunque muchas veces este oficio sea tan vilipendiado, tan despreciado, se dedican a trabajar en esto diariamente gente muy valiosa y su trabajo resulta valioso para la sociedad. No pocos han arriesgado la vida alguna vez, pero no es cosa de andar presumiéndolo. Es un oficio noble, atractivo, que requiere enormes cantidades de audacia, sagacidad, visión aguda y riesgo. Solamente los profesionales pueden asumir ese compromiso sin resbalar en esta casa del jabonero. Felicidades a quienes aspiro a que me consideren su colega.




martes, enero 07, 2014

Sobre don Guillermo Trinidad Mota, El Ahuizote

  En el último tercio del siglo pasado el diario vespertino Últimas Noticias del Ahuizote jugó un papel importante en la comunicación política de Chiapas. Se trató de un tabloide que por su capacidad de denuncia y la contundencia de su información logró contar con cientos de lectores que día a día buscaban al medio impreso que mejor les garantizaba una opción informativa con credibilidad. ¡Últimas noticias... Últimas noticias!... gritaban los voceadores, gritos que se confundían con el viento que azotaba en el monumento a la bandera situado en el lado poniente sur de la ciudad más conocida como La Lomita. Fue en ese tiempo cuando los cafetómanos de la avenida tuvimos la oportunidad de conocer a todo un señor de los medios impresos como lo fue don Guillermo Trinidad Mota director del Ahuizote. Y fue precisamente (desde el monumento un latigazo a quien le corresponda) donde el periódico tardero se posicionó en la sociedad por su independencia, por su valor y por el talento de sus colaboradores. La experiencia de su director, la confianza que despertaba en su equipo de trabajo logró hacer trascender el esfuerzo de los hombres y de las plumas que acuerpaban al director y al vespertino.

Hace apenas unos días le tocó a don Guillermo Trinidad Mota emprender el viaje sin retorno. Los moledores del márago que tuvieron la oportunidad de conocer al dueño y director del periódico impreso vespertino, de tratar al hombre y de convivir con el amigo sienten una profunda tristeza porque en el caso que nos ocupa se pierde a un ser humano generoso que no le dio la espalda a las aspiraciones profesionales de sus discípulos, que alentó las inquietudes de los nuevos cuadros del periodismo local y que formó recursos humanos útiles a la comunicación. Adiós amigo Trini... Adiós maestro... No muere quien deja amigos para recordarlo.

Fallece Pepe Figueroa, columnista singular del periodismo en Chiapas





ERICK SUÁREZ


Que no salga hoy su columna es extraño. Que su columna no vuelva a salir será más extraño. Cómo no tomárselo personal, si su pérdida deja una plana difícil de llenar.

El periodista José Gabriel Figueroa Rodríguez falleció ayer a los 61 años, víctima de un paro cardiaco. Sus restos serán sepultados hoy en el Panteón Municipal de la capital del estado.

De rumor a profundo dolor. Los mensajes de texto enviados al amanecer por Fredi Hernández Vera -su asistente por más de dos décadas- a los teléfonos móviles eran tan ciertos como que era el Día de los Santos Inocentes. Pepe Figueroa había expirado.

Su partida fortalece esa caprichosa tendencia a morir en los últimos días del año, de la que daba testimonio la capilla de la funeraria del centro de la ciudad donde fue velado, que recibía su segundo cuerpo en menos de 48 horas, y con él más de 30 coronas con flores, además de miembros de la clase política, empresarial, cultural y de la sociedad civil chiapaneca.

"El Gordo" -como le decían sus allegados-nació en Jiquipilas en 1948, hijo de Mericia Rodríguez López y de Gabriel Figueroa Ochoa; heredero del legado del poeta cintalapaneco Rodulfo Figueroa, gracias a la ascendencia de su padre.

Llegó a Tuxtla Gutiérrez en 1956 para estudiar la secundaria en el desaparecido Instituto de Ciencias y Artes de Chiapas (Icach), instrucción que concluyó en la Escuela Secundaria Federal "Adolfo López Mateos", en la que dirigió el periodo institucional.

A la par de ingresar a la Escuela Normal, emprendió su camino por el periodismo que lo llevó a recorrer más 10 de periódicos, entre ellos, "El Ahuizote", "La Tribuna", "El Heraldo", "La República en Chiapas", "Diario de Chiapas", "Cuarto Poder" y "El Heraldo de Chiapas".

Su andar le permitió tener "una relación estrecha" con el periodista del "Excélsior", Manuel Buendía; y con miembros de los cuadros juveniles del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que a la postre serían protagonistas del devenir de México y Chiapas, como Fidel Herrera Beltrán, Jesús Reyes Heroles, Eduardo Roblero y Juan Sabines Gutiérrez.

Recibió el Premio Estatal de Periodismo en 1978. Fue presidente municipal de Jiquipilas y secretario de Prensa y Propaganda del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del PRI, puesto que abandonó para dedicarse de tiempo completo al periodismo.

Fue autor de la columna "Café Avenida" -bautizada de esa forma en honor a la cafetería que está unas cuadras del Parque Central de la capital del estado-, desde las que relataba a sus "cafetómanos" anécdotas que despertaban simpatías; reseñaba acontecimientos a la "Semana Inglesa"; y ponía al tanto de los hechos por venir con todo su "Oficio Político".

"El Che" -como también le decían sus familiares- era una persona que le gustaba actualizarse por medio de la lectura. "Eso le ayudaba a ejercer una crítica de forma constructiva", dijo Fredi Hernández, su compañero de batallas durante sus últimos 20 años.

Su primo hermano, Raúl Palacios Figueroa, calificó a Pepe Figueroa como una "persona alegre y dicharachera, que siempre tenía chascarrillos para animar cualquier conversación".

"Él era un hombre de carácter fuerte que siempre salía a defender a las persona que lo necesitaran. Era una persona maravillosa, que anteponía su familia a su trabajo. Él era amigo de todos, enemigo de nadie", puntualizó Fredi Hernández.

La diabetes -una de las epidemias del nuevo siglo- junto con otros cuadros deterioraron su salud en los últimos meses. Un infarto al miocardio cegó su vida ayer por la madrugada.

"Chiapas pierde a un baluarte del periodismo. Mi primo fue un hombre improvisado que tenía vocación. La entidad pierde a una de sus mejores plumas", afirmó Raúl Palacios.

A José Gabriel Figueroa Rodríguez le sobreviven su esposa, Rosa Díaz y sus hijos, José Manuel Figueroa Díaz y Gabriela Figueroa Díaz. Sus restos serán inhumados hoy en el Panteón Municipal de Tuxtla Gutiérrez. El cortejo partirá a las 9:00 de la mañana de una funeraria ubicada en la Avenida Central, en pleno corazón de la ciudad.

Finalmente: "No hablen de la muerte, porque todavía no me quiero morir", lo dijo el filósofo de Montecristo de Guerrero. Recuerde: "No es nada personal".
 

Tuxtla, sin Café Avenida

0
Descanse en paz, el cafetómano mayor, don Pepe Figueroa. CP
Descanse en paz, el cafetómano mayor, don Pepe Figueroa. CP
Amir Hernández/Carlos Herrera/Carlos César Núñez José Gabriel Figueroa Rodríguez, periodista cofundador de esta casa editorial, falleció la madrugada de ayer en la capital chiapaneca, víctima de un paro cardiaco.
El conocido periodista oriundo de Jiquipilas, donde fue presidente municipal, autor de la columna política “Café Avenida”, se encontraba conviviendo con sus amigos en Tuxtla Gutiérrez cuando se sintió mal y fue trasladado a la Cruz Roja, donde los galenos dieron la lamentable noticia. Eran las 04:00 horas.
Inmerso en el mundo periodístico desde hace más de 40 años, “Don Pepe Figueroa” sufría diabetes y un permanente dolor en el hombro izquierdo.
Colaboró en Cuarto Poder, donde fue fundador bajo el mando de don Conrado de la Cruz Jiménez; así como en Reporteros en Acción, los diarios La Tribuna, El Heraldo, Diario de Chiapas, El Ahuizote, Diario Popular ¡ES!, y El Heraldo de Chiapas, su última casa editorial. Además de encabezar su proyecto en el ciberespacio con su página electrónica Bureco (Bufete Regional de Comunicación).
Asimismo, se desempeñó como jefe de la secretaría de prensa y propaganda del Comité Directivo Estatal del PRI, partido donde militó y llegó a ser miembro del Frente Juvenil Revolucionario del PRI Chiapas. En el Gobierno de Patrocinio González Garrido fue presidente del Consejo Municipal de Jiquipilas, donde después fue edil.
Sus restos fueron velados en Funerales Calas y serán sepultados a las nueve de la mañana de este domingo en el Panteón San Marcos de Tuxtla Gutiérrez.
Anécdotas
El periodista Carlos César Núñez relata esta anécdota que se suscitó en la entrada a Jiquipilas, en la llamada “fuente con jotas”.
Ahí don Patrocinio González había acudido a una reunión de trabajo con Pepe Figueroa, entonces presidente municipal. Le pidió más presupuesto al otrora gobernador, quien respondió que hasta que terminara lo entregado no le daría más. Por eso sólo construyó esa estructura a la entrada del pueblo, un poco a la carrera para poder recibir más recursos municipales, que persiste hasta nuestros días.
Con el director de Cuarto Poder, don Conrado de la Cruz, forjó, además de una relación de trabajo, una gran amistad. En un viaje a París visitaron el diario “Le Monde”. Derivado de ese plácido paseo, a don Pepe le pusieron el mote de “Elmont” y despúes “El Monterona”, como también es conocido entre sus amigos.
El reportero Carlos Herrera, corresponsal de Cuarto Poder en la zona Altos, así habló del cafetómano mayor: Metido en el periodismo desde hacía ya muchos años, a don Pepe Figueroa lo conocí cuando él escribía para Cuarto Poder. Fue un periodista con estilo propio, abierto y amable con muchos de los nuevos reporteros que veníamos de la Unach.
Lo conocí en 1997 en los pasillos de Redacción de Cuarto Poder. Siempre atento, haciendo bromas con don Conrado, pero respetuoso de los jóvenes reporteros que egresaban de Ciencias de la Comunicación.
“Hey tú, Carlos Herrera, vení pa´cá, contáme cómo están los Altos, qué dicen los zapatistas”, era lo que casi siempre me decía, por la sede de mi corresponsalía, que desde 1997 es San Cristóbal de Las Casas.
Café Avenida se llamaba su columna y era un nombre ideal porque hacía alusión al café ubicado sobre la Avenida Central de la capital chiapaneca. Ahí era común encontrarlo por las mañanas, conversando con sus amigos y uno que otro político que le gustaba la buena plática y añoraba los viejos tiempos.
 


RUPERTO PORTELA ALVARADO

No fue una broma del "Día de Inocentes"; desgraciadamente fue verdad y confirmada por varios amigos, la mañana de este sábado 28 de diciembre la muerte de mi amigo y colega periodista, José Gabriel Figueroa Rodríguez, a quien todos le conocíamos popularmente como Pepe Figueroa. Otro más que se nos adelanta en el camino.

Pero amigo Pepe, no sé cómo te pudo alcanzar la muerte si apenas el pasado jueves te vi caminando por el pasillo del edificio San Marcos con tu presteza y alegría que te caracterizaba. Tú que todo lo veías positivamente, casi en broma, fuiste a entregar tu vida precisamente en este día en que es tradicional la broma. Así lo creí pues no esperaba esta muerte tan inesperada.

Te vi en dentro de la mortaja enjuto, pero aun así con un sonrisa como si no hubieras dejado la vida atrás. Parece que te reías de la muerte como te reíste de la vida y de muchos a los que les pusiste apodos que todavía persisten como el de la "Envenena" y el del "Garganta Profunda" que pasarán a la historia.

Desgraciadamente cuando nacemos empezamos a morir y a ti te tocó más allá de los cincuenta que revelabas con gusto todo lo que habías aprendido en el correr del tiempo, en este sinuoso mundo del periodismo que fue tu pasión. No es el momento de decirte adiós, sino un hasta luego porque más temprano que tarde estaremos contigo en este final del camino.

Tus amigo como yo, como muchos, extrañaremos las pláticas de recuerdos de experiencias periodísticas y otras que tuviste con muchos señorones del ámbito nacional, de tu columna "Café Avenida" y de todas las anécdotas que me contaste. También de tu última inversión para publicar la página web de internet, Bureco (Buró Regional de Comunicación), de la cual fuimos partícipes muchos de los que hoy te damos la despedida con un "hasta pronto".

Habrás dejado la experiencia de haber sido un asiduo lector de política desde muy joven cuando fuiste dirigente del Movimiento Juvenil Revolucionario y jefe de prensa del CDE del PRI en varias ocasiones. No se me olvida tu paso por la presidencia municipal de Jiquipilas donde impusiste a la entada del pueblo tu "Jota" de José y también otra para alagar al entonces gobernador José Patrocinio González Garrido.

Dejaste constancia de tus ocurrencias como aquella cuando le mandaste por fax un pago de 500 pesos a tu amigo Conrado de la Cruz Jiménez, director del diario "Cuarto Poder" y la frase tuya que le pusiste de relieve a Juan Óscar Trinidad Palacios cuando te dijo: "Pepe, te tengo en mi corazón", a lo que le respondiste: "sácame de tu corazón y méteme a la nómina". Esa es una referencia a la del gran Carlos Monsiváis que decía: "amistad que no se refleja en la nómina es pura hipocresía". Cierto y lo sabias bien: "el afecto debe ser en efectivo".

Mi estimado Pepe Figueroa o como te hayan conocido en el medio periodístico, ya sea por "La Monterona ", "Pepe Lamont" o como yo te decía en ocasiones, "El Fantasma Figueroa"; te nos adelantaste en el camino donde te encontrarás con tus viejos cuates como Gervasio Grajales "El Jefe Pluma Firme"; Conrado de La Cruz Jiménez, Antelmo Esquinca "Luzán"; Pancho Núñez "El Gitano"; Cheluis Cancino; mi compadre Roberto Mancilla Herrera, el "Camarrada" Pepe López Árevalo que también se nos fue en este año, entre otros no menos famosos y recordados como tú.

Pepe, sé que hasta el último momento estuviste en la brega del periodismo porque en este mismo día de tu muerte aparece publicada tu prestigiada columna "Café Avenida" y eso ya es un decir porque nunca claudicaste con tu "Oficio Político. Te agarró de sorpresa la maldecida muerte que estoy seguro recibiste con la gallardía que siempre te caracterizó.

Hoy tu familia llora tu partida, pero mañana se consolará con tu memoria, con el prestigio que diste a la profesión del periodismo y tu presencia en el acontecer diario de escribir para los medios de comunicación como el viejo "Heraldo de Chiapas" del que fuiste director; del diario "Cuarto Poder" donde te desempeñaste como el columnista más prestigiada y últimamente en el "Heraldo de Chiapas" de la Organización Editorial Mexicana. Todo eso, y aún más, será parte de la resignación de tus seres queridos. A ellos les deseo pronta recuperación de su pesar y que el Señor de las Galaxias les de la fortaleza necesaria para mitigar el dolor por esta partida para siempre.

Solo me queda decirte hasta pronto y también, que tú si te mereces un busto en la Plaza de la Libertad donde están erigidas otras junto a la estatua de Belisario Domínguez... Descanse en paz José Gabriel Figueroa Rodríguez, Pepe Figueroa, "La Monterona"...rp@


 FALLECIÓ PEPE FIGUEROA
Una llamada telefónica me despertó en la que me decían que a las 4 de la madrugada del pasado sábado 28 de diciembre del 2013 (Día de los Santos Inocentes) había fallecido de un infarto al miocardio el reconocido periodista y columnista PEPE FIGUEROA, cuyo nombre real era José Gabriel Figueroa Rodríguez, autor de la Columna “CAFÉ AVENIDA” que en los últimos años publicaba en el Diario “El Heraldo de Chiapas” de Don Mario Vázquez Raña, bajo la dirección del Mtro. Ricardo del Muro Sánchez.
A Pepe Figueroa lo conocí allá por 1968, cuando llegó al Diario “La Tribuna”, en ese entonces de Don Carlos Ruiseñor Esquinca y Don José Luis Cancino Guillén, el primero como Director  General y el Segundo como  Gerente General, un binomio perfecto. Pepe Figueroa, había llegado después de haber hecho sus primeros pininos en el Diario “El Ahuizote” de Don Guillermo Trinidad Mota, otro grande del periodismo Pepe, acababa de llegar a Jiquipilas su tierra natal y se fue al “Ahuizote”, porque conocía a Don Guillermo Trinidad Mota, que era originario de Cintalapa y de donde fue Presidente Municipal, salió del “Ahuizote” y de ahí una tardecita de Abril de 1968, llegó a La Tribunita, querida, ahí nos encontró redactando a mi estimadísimo compadre y amigo Hubenay N. Chíu, que también acababa de llegar a Tuxtla Gutiérrez, de la Colonia “Dr. Domingo Chanona”, municipio de Villaflores, le pedimos que esperara a Don Carlos Ruiseñor, para que  platicará con él y ver la posibilidad de quedarse en el equipo de reporteros, columnistas, redactores, personal de talleres y de todos los que hacíamos posible la edición diaria de La Tribuna, afortunadamente se quedó y de ahí nació una excelente amistad entre Hubenay N. Chiu, Pepe Figueroa y este columnista. En el mismo diario  La Tribuna, ya trabajaban los consagrados como  el maestro del periodismo chiapaneco Don Humberto Trejo Gómez, como jefe de Redacción, Don Isidro Aguilar López (Reportero 7-10 y Patrullero 9-20) com Auxiliar de Redacción, Don Héctor Ruíz León, como columnista y al inquietoe inteligente Agustín Duvalier, como reportero. La nueva generación que aspirábamos a ser periodistas éramos Hubenay N. Chíu, Pepe Figueroa y este servidor, pasaron años, décadas, cada quien al dejar La Tribuna, tomamos diferentes rumbos, de acuerdo a nuestra manera de ser y de pensar, ideologías propias, sueños, ilusiones, en fin. Se fue Pepe, ahora de esos tres alegres y soñadores muchachos tan solo quedamos mi compadre Hubenay y Hablemitos. Lamento no haber estado en el velorio ni en el sepelio de mi amigo y compañero Pepe Figueroa, ya que por razones personales, me encontraba en otra ciudad, pero oportunamente, por celular, hice presente mis más sentidas condolencias a su esposa Profesora Rosa Carlota Díaz, hoy viuda de Figueroa, a quien le pedí hacerlo extensivo a sus hijos Lic. José Manuel y a Lic. Gabriela. D.E.P.

martes, marzo 26, 2013

Padre de contratista corrupto amenazó a columnista chiapaneco

FORO DE PERIODISTAS CHIAPANECOS A.C.

 

 

A la Sociedad en General

A los Periodistas del estado de Chiapas y

De la república Mexicana.

A la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

Al Consejo Estatal de los Derechos Humanos

Al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas

A la Procuraduría General de la República


Por años los periodistas chiapanecos, hemos luchado por mantener en salvaguarda los derechos fundamentales en el marco del ejercicio de la libertad de expresión, un derecho fundamental de los pueblos libres y de la democracia moderna, pero en especial para los periodistas; que muchos la quieren ver derrotada de cualquier manera u forma. 

La historia reciente no miente. Si bien hasta el momento en el estado de Chiapas no hay encarcelamiento y homicidio para acallar a las plumas críticas, sí se registran hechos cómo la censura y las amenazas que ponen en riesgo este derecho fundamental de los medios de comunicación.

Con ello nos referimos a la denuncia efectuada éste viernes 22 de marzo, por el Periodista José Juan Balcázar Moreno, Autor de la Columna Política, “Confines” que se publica asiduamente en el periódico, “Diario de Chiapas”.

En el texto del compañero periodistas, hace referencia  a una serie de amenazas perpetradas en su contra, por el Contador Público, Ricardo Camacho Ruiz, padre del ex secretario de Obras Públicas del Ayuntamientos de Tuxtla Gutiérrez, José Guadalupe Camacho, quien durante la administración de Set Yassir Vázquez Hernández, fue el encargado de la remodelación de las calles del primer cuadro de la ciudad, denominado “Obras del Centro”.

El Texto del Confinero, como le decimo en el argot periodístico, señala:

 “Ricardo Camacho, profirió ayer amenazas de muerte al confinero si osaba volver a criticarlo en la columna, por lo que se hace del conocimiento de Tito Rubín, o de quien ostente la Fiscalía para Delitos contra Periodistas, por dónde debe investigar si al sedicente confinero le llegara a pasar algo; si mañana, pasado, o cualquier día, aparece bien paleta”.

“El enojo de Camacho Ruiz es porque se le ha documentado sus fechorías a lo largo de sus muchos años de espantar con el petate del muerto, ostentándose como líder del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Autónoma de Chiapas, que retuvo en varios periodos bajo la estrategia de lucrar con una supuesta”.

Asimismo el confinero ha lanzado serias críticas por el pasado reciente de la administración de Set Yassir Vázquez Hernández como presidente Municipal de Tuxtla Gutiérrez, en el último periodo de gobierno de Juan  Sabines Guerrero, sobre todo por los supuestos malo manejos en el ejercicio de los recursos públicos de las llamadas “Obras del Centro”.

Ante esta situación el Foro de Periodistas Chiapanecos A. C. hace un llamado a la Procuraduría General de la República, (PGR), a vigilar de cerca la integridad física del compañero Periodistas, José Juan Balcázar Moreno, e inicie una investigación sobre las amenazas recibidas hacia su persona, para evitar que sufra un atentado, buscando acallar una de las plumas más precisadas y críticas que ha dado el periodismo chiapaneco de la era moderna.

Asimismo a los organismos defensores de los Derechos Humanos, hacemos un llamado a mantener una vigilancia férrea del Ejercicio de la Libertad de Expresión en Chiapas, debido a que hay grupos del poder político que la realidad no le favorece, por los resultados que obtuvieron cuando estuvieron dentro  del ejercicio público, y que ahora buscan actuar como verdadera delincuencia organizada.

La actitud de esos grupos de poder, que no han sido diluidos, busca acallar a los periodistas y atentar contra la libertad de expresión, no solo con amenazas, si no con todas las armas que estén a su alcance, pues gozan de total impunidad y se sienten intocables.

Al gremio periodístico, el Foro de Periodistas Chiapanecos A.C., les hace un llamado a mantenerse unidos y en defensa de la verdadera libertad de expresión. 

Sin otro Particular, es todo por el momento. 

 

A T E N T A M E N T E

 

Gaspar Romero Pérez

Presidente

viernes, diciembre 14, 2012

En Chiapas, columnista renuncia a la prensa escrita tradicional y migra a la era digital

Diciembre me gustó para que se vaya miucho a la chingada la pinche prensa escrita chiapaneca vendida de mierda. En efecto, Hoy viernes 14 de diciembre, al filo del mediodìa, irè a la oficina de Gerardio Toledo, a entregarle mi carta de renuncia al Diario de Chiapas.

Lo he pensado mucho estos dìas, y al final he tomado la decisiòn de retirar mi columna ASUNTO PUBLICO de las pàginas de ese importante rotativo chiapaneco en el que trabajè casi 10 años.

Las razones concretas y profundas de mi salida de ese -para mì- tan entrañable periòdico, las exporndrè en la dicha carta, cuya copia publicarè en mi cuenta de Twitter y en mi mi muro del Facebook y en mi blog.

Por lo pronto, os digo esto: Me voy sin pleitos ni resentimiento con respecto de mi amigo Gerardo Toledo, a quien le tengo afecto, le respeto y le estoy muy agradecido.

Lo que pasa es que, simplemente, se cumpliò mi ciclo en la prensa escrita chiapaneca.

La neta, amigas y amigos tan queridos del Face, es que !al fin! he madurado como profesional de los medios y como persona he dejado de ser un hombre con pantalones cortos.

Y eso ocurre racias en gram medida al crecimiento espiritual y la sanaciòn emocional que me ha brindado Dios en su extrema bondad manifiiesta dìa a dìa en el arduo proceso de recuperaciòn que vivo como adicto pasivo que sigue el programa de vida en los 12 pasos de NA.

Hoy, at last but not least, yo me he liberado de mis miedos profesionales, he desechado mis prejuicios periodìsticos sobre el periodismo digital, y asumo con serieidad y sobre todo con conciencia, responsabilidad y serenidad que ha llegado el momento de abrir las alas y volar solo por el amplio dielo, tan ancho y ajeno y verdaderamente libre del periodismo digital.

Hoy, es mi hora de crecer como periodista y de desarrollar mi talento sin trabas. Hoy, es mi hora de enfrentar el presente con agallas y de luchar con vakentìa para construir mi futuro profesional con inteligencia y dedicaciòn.

Hoy, yo me he trepado pues a mi pequeño barco digital -léase mi blog-, cuya insignia se llama LIBERTAD.

Con arrojo, con el corazòn en la mano y con los huevos bien puestos , me lanzo a la aventura de cruzar ese mar de mierda que separa al diarismo abyecto que se practica en Chiapas en todos los pinches perióicos mercenarios y vendidos al Gobierno en turno, del verdadero periodismo profesional a secas.

.En otras palabras, yo no me salgo del Diario de Chiapas para irme a otro periòdico local; me salgo de toda la prensa escrita chiapaneca, la cual, a mi juicio, està absolutamente podrida y enferma, al grado que considero que no merece llamarse prensa al remedo de diarismo impreso que se practica en Chiapas. Y me duele y me averguenza y me enoja decirlo, pero esta es la verdad: hoy dìa en Chiapas no hay un solo periòdico local digno de llamarse prensa.

Nunca más. ni de pendejo ni de loco yo vuelvo a regalarle mi columa a ningùn dueño o editor de diario en Chiapas. Con todo respeto, todos ellos-as vayan mucho a chingar a su madre.

Y què venga el futuro, porque a mi no me miedo ya que siempe me ha gustado la fuga hacia adelante.

Mi libertad de escribir y publicar lo que piendo de la cosa pùblica y de la vida misma, no tiene orecio porque no està en venta. DEl pasado, tanto personal como profesional, sin duda que soy culpable de muchos errores y pendejadas, pero eso ya no lo puedo cambiar y además me importa un bledo mi leyenda negra.

Yo vivo el hoy y el aquì, y lo hago com dignidad, templaza y humildad. DE mi presente sì soy responsable y soy el autor de mi futuro.

En el fondo, al dejar la droga y el alcohol y la vida de libertino , ya no tengo excusas ni justificaciones para seguir siendo un mediocre apocado que no se atrevìa a ser el periodista serio y profesional que siempre he querido ser ni la buena persona que a mi me gustarìa ser en la realidad cotidiana.

Basta ya de dilapidar mis dones que Dios me ha dado. Al fin ha llegado el dìa de navegar solo en mi pequeño y fràgil navìo periodìstico cuya insignia es LA LIBERTAD... de ser y pensar y decir mi verdad con autentica `pasiòn periodìstica y compromiso cabal con la sociedad y los lectores.

!Què chinge a su madre el pasado!. !Què viva el presente! !Què venga el futuro!. Salud!.

miércoles, diciembre 12, 2012

Cuestionan a columnista Ruiz Redondo


A la opinión pública:


El pasado viernes, 3 de abril de 2009, el Cuarto Poder, periódico que se edita en Tuxtla Gutiérrez, publicó la columna de Mario Ruiz Redondo en la que éste falta a la verdad al escribir de manera injuriosa sobre mi persona. Porque poseo un buen nombre y mi familia goza del respeto y el aprecio de miles de tapachultecos, me veo obligado a compartir las siguientes precisiones:

1. Según Ruiz Redondo, el ex presidente municipal de Tapachula, Ángel Barrios Zea “guardaba bajo el colchón de su cama el dinero en efectivo que a diario recolectaban sus colaboradores de mayor confianza…”. Temerariamente señala, ya que no cuenta con ningún elemento que pruebe sus dichos, yo llegaba hasta la recámara del ex alcalde “para contar los fajos de billetes ahí acumulados…”. Esta infamante aseveración de Ruiz Redondo me deja en libertad para que actúe por las vías judiciales establecidas pero, por lo pronto, debo subrayar que este señalamiento es absolutamente falso.

2. Lo que sí es cierto y Ruiz Redondo no podrá desmentirme es que soy víctima de sus frustraciones luego que los directivos de la Organización Editorial Mexicana lo corrieron de Diario del Sur como consecuencia de una auditoría que reveló un cuantioso desfalco perpetrado por el que se autodenomina “Premio Nacional de Periodismo” durante su paso por la dirección de ese periódico que fundara mi abuelo, Don Luis Guízar Oceguera. La generosidad de Don Mario Vázquez Raña, propietario y director general de la Organización Editorial Mexicana y actual dueño de Diario del Sur, imposibilitó que Mario Ruiz Redondo fuera encarcelado por el sistemático robo cometido y únicamente fue despedido. Hasta hoy, nadie sabe en qué trabaja.

3. Lo que también es cierto es que mientras permanecí en Diario del Sur como Administrador, luego que Guízar García Compañía Editorial fuera vendida a la OEM, Ruiz Redondo me escamoteó, una y otra vez, las comisiones a las que yo tenía derecho por venta de publicidad e inserciones en el diario. Tal conducta es del dominio de cuantos aún laboran en Diario del Sur porque a la gran mayoría le hizo la vida imposible y le birló todo lo que pudo por su conocida voracidad por el dinero.

4. Mientras estuvo al frente de Diario del Sur, Ruiz Redondo se volvió experto en vender centenares de periódicos del día y luego reportarlos como si los hubiera comercializado por kilogramo. La diferencia en pesos se la clavaba con la misma frescura con la que hoy arremete rabiosamente contra Ángel Barrios Zea y otros funcionarios del sexenio de Pablo Salazar Mendiguchía.

5. Causa pena ajena observar que Ruiz Redondo no conoce la vergüenza. Ahora echa pestes contra Barrios Zea pero nada dice de cuando era director de Diario del Sur y le pedía al alcalde boletos de avión, ida y vuelta, para que él y toda su parentela viajaran cómodos y de gratis a distintos puntos turísticos del país.

6. Tampoco admite, como lo haría cualquier individuo proveniente de una cuna humilde pero decente, que sus rabiosos ataques contra diversos alcaldes de esta región obedecían a que los entonces presidentes municipales se negaron rotundamente a darle dinero bajo la mesa. Al de Huixtla, solo por citar un ejemplo, le exigía una cantidad similar a la del convenio publicitario. Como el alcalde huixtleco se negó, el “Premio Nacional de Periodismo” lo atacó sistemáticamente. Tan ingenioso método para obtener dinero fácil también fue del conocimiento de Don Mario Vázquez Raña, propietario de la OEM que terminó corriéndolo de Diario del Sur.

7. Faltaría espacio para enumerar las hazañas de este “Premio Nacional de Periodismo” por lo que hoy solo me limitaré a exhibir la baja catadura moral de este individuo sin menoscabo de ejercer lo que a mi derecho convenga para enseñarle a este tipo sin escrúpulos que no se puede atentar contra el buen nombre de una reconocida familia tapachulteca sin sufrir las consecuencias de sus acusaciones sin sustento.


A T E N T A M E N T E :
 

Ing. Luis Eduardo Guízar Cárdenas.

miércoles, marzo 21, 2012

Raúl Ortega, del foto periodismo al fotodocumentalismo en Chiapas





"Quisiera seguir sorprendiéndome por mucho tiempo con la imagen y con lo que es el mundo"



El Heraldo de Chiapas

ENTREVISTA CON RAÚL ORTEGA
21 de marzo de 2012

GABRIELA G. BARRIOS GARCÍA
TOMADO DE LA WEB
www.desmesuradas.com
I PARTE





FOTOGRAFÍA: RAÚL ORTEGA / AUTORRETRATO


Se ha dicho que la fotografía es registro, pensamiento, interpretación de la realidad, por lo tanto es subjetiva, a través de ella se cuentan historias y proporciona información de gente, lugares y situaciones del diario vivir.


A lo largo de la historia han existido controversias y reflexiones en la forma de hacer fotografía y la creación de imágenes de aquellos que deciden buscar y ofrecer una visión muy particular de ver el mundo al registrar, proponer y opinar con la fotografía, no sólo como un pasatiempo o un registro personal sino de manera profesional.


¿La fotografía es sólo el arte y la técnica para obtener imágenes duraderas debidas a la acción de la luz? ¿La fotografía es sentimiento? ¿Quién está detrás de cada imagen? ¿Qué es un fotógrafo? ¿Quién es Raúl Ortega?


Raúl Ortega es un reconocido fotógrafo que vive en Chiapas desde hace más de una década y cuyo trabajo ha sido reconocido a nivel nacional e internacional, primero como reportero gráfico y actualmente como fotógrafo independiente, con proyectos a largo plazo de temática social.




SU ENCUENTRO CON...


Para Raúl Ortega, ser fotógrafo es sorprenderse y descubrir muchas cosas y vidas y la fotografía es retratar en el tiempo y espacio que le tocó vivir, es principalmente dar su opinión: "Es como decir yo pasé por aquí y vi esto. Si partimos de que la fotografía es un medio de comunicación o de expresión, es como mostrar un mundo, aunque sea el mismo mundo que retratemos, de distintas maneras. De eso que te sorprenda o que te gusta o que vas armando visualmente o imaginando y de pronto no lo encuentras. Es muy complicado, no es una ecuación matemática".


Desde muy pequeño, estudió dibujo y pintura con maestros del barrio donde vivía. Eligió la carrera de diseño. Todo ello se fusionó en su primer trabajo en el periódico Unomásuno, que era un medio de izquierda, el de avanzada, comandado por Manuel Becerra Acosta quien junto a Julio Scherer García, había roto con el Excélsior y se habían peleado con el gobierno "una serie de cosas muy interesantes y apasionantes", como él lo afirma.


Trabajó en el área administrativa, "no me llamó la atención el diseño dentro del periódico porque era sólo formar el periódico, eso no era muy atractivo para mí. Entonces comencé a voltear a otras áreas y una de ellas fue la fotografía. Me empezó a gustar y tuve la oportunidad, gracias al sindicato de aquel momento y a la empresa, de tomar clases en una escuela que se llamaba Casa de las Imágenes y ahí es donde aprendo un poco y me quedo con el gusto de haber conocido la fotografía".




¿Cuál fue tu primera fotografía?


Estudiando en Casa de las Imágenes con el profesor Carlos Morales y con una reportera gráfica famosa que trabajaba en el Unomásuno, Marta Zarak, quien fue la primera mujer fotógrafa enviada a una guerra por parte de un medio mexicano. Esa escuela era un proyecto de arte cultural en el cual estaba inmerso Antonio Turok, destacado fotógrafo en aquel momento, que había estado en Centroamérica. Estudiando ahí me dejan mis primeras imágenes y recuerdo que tomo muchas fotografías pero una de las que yo decido hacer, es decir, la tomo, revelo el rollo y la imprimo, es una foto de una iglesia al atardecer, que está por el metro Salto del Agua. No creo que sea muy buena pero fue mi primera foto (risas).


¿En qué año y con qué cámara la tomaste?


El año no me acuerdo, esto debe haber sido a los 23 o 24 años, o sea, ya mucho tiempo (risas), tengo 48 años. Y ¿con qué cámara la tomé? Dicen que con la mejor cámara del mundo, una prestada. En ese momento no tenía cámara, me la prestaron y si mal no recuerdo, fue de un reportero del periódico que se llamaba José Luis Rocha, quien me prestó una cámara vieja que él no usaba, una Canon, no me acuerdo del modelo pero eso sí, pesaba más que una computadora de ahora (risas).


¿Cómo eliges lo que vas a fotografiar y lo que no?


Es muy difícil, muy complicado responder algo así porque no lo eliges, muchas veces hasta te elige el hecho, la circunstancia, es como una pequeña suerte. Siempre buscas o intentas, en mi caso hay dos factores. Dentro del periodismo siempre buscas la noticia, estar en ciertos momentos, los más importantes, donde haya más acción o donde se dé un momento relevante a raíz de la política o algo así pero ya haciendo fotografía no tan periodística, por principio es el tema y de ahí empiezas a hacer un recorrido, entre más sabes del tema mejor podrás retratarlo, se te irán menos cosas, lo podrás documentar mejor. Una imagen me ha llevado a otra, una persona a otra, un hecho a otro y de pronto te sorprende la misma realidad. Por fortuna yo quisiera seguir sorprendiéndome por mucho tiempo con la imagen y con lo que es el mundo.


En qué género te sientes más cómodo: fotoperiodismo, retrato, paisajismo...


Mi formación, orgullosamente, fue el periodismo, muchos años lo hice con muchas ganas, con pasión y creo que lo hice así porque hubo gente que lo sabía y me lo enseñó. No me refiero nada más a fotógrafos, sino reporteros, amigos. Participar en dos periódicos de los más importantes en su momento, como el Unomásuno con Manuel Becerra Acosta y La Jornada, en la primera etapa con Carlos Payán y ahora con Carmen Lira y después, cuando salgo de La Jornada, en la revista Proceso, que para mí es también de los medios más importante en México, es un orgullo. Estar alrededor de muchísima gente que tiene ganas de hacer cosas, que ve distinto al mundo, creo que eso te ayuda. Ya hace tiempo que no hago esta foto diaria, me he tendido más hacia la foto documental y menos la noticia pero creo que lo único que ha cambiado son los tiempos que tengo para ir retratando lo que quiero o el tema que tengo o lo que puedo retratar.


¿Cuáles son los temas fundamentales en la fotografía de Raúl Ortega?


Creo que es uno, fundamentalmente, la gente. Para mí lo más importante en la fotografía son las personas y creo que en distintas facetas, la gente y la tolerancia; podría decirse que es una complicidad con ellos, con lo que retrato. Tengo muchos temas sociales y principalmente me identifico con las luchas sociales que se han dado y he podido cubrir.


Dices que hacer fotografía es una manera de vivir, de ver el mundo y a la vez de ser cómplice. ¿En México se puede vivir de ser fotógrafo?


Es muy difícil y cada vez peor. Te puedo decir para empezar, que este año tengo dos meses sin trabajar, desgraciadamente cada vez se puede menos y más cuando no te alquilas a un medio, a un sistema y esto no lo digo siquiera en un mal plan, es decir, si no trabajas en alguna institución o una empresa, es más complicado porque estás en la espera y a la caza de poder hacer, por un lado la fotografía que tú quieres y que te gusta pero por otro lado, ganar dinero para vivir. De alguna manera lo he podido llevar bien porque mis fotografías han estado expuestas en galerías y en museos, eso en algún momento me ha permitido vender imagen y vivir de la obra; en otro momento, el ser periodista te permite vender tus imágenes a razón de los intereses de los medios o de la noticia pero hay otra parte, cuando se cierra el mercado en un año de crisis o electoral, como por lo general pasa en México y tampoco perteneces a ningún lado pues te quedas sin trabajo y bueno, en un estado como Chiapas, en el que por infortunio todos dependemos del gobierno porque no hay iniciativa privada, porque se mueven pocas cosas, se complica más y es de pronto hasta desesperante. Increíblemente yo había podido vivir toda mi vida de ser fotógrafo y hoy, con un poco más de experiencia, tal vez sabiendo un poco más, cada vez puedo menos vivir como fotógrafo. Seguramente en algún momento de mi vida, ¡ojalá!, pueda hacer fotografía y algo más. Quizá me quede haciendo algo más en vez de fotografía.


¿Y qué sería ese algo más?


Es también una decisión medio complicada porque ya no sé hacer nada. Llega un momento en el que si ya tienes 25 años haciendo fotografía y crees que es lo que sabes hacer y de pronto te dicen que eso no se vende, pues te ponen en un aprieto.


¿Y no has pensado en algún momento poner un estudio?


Yo siempre he renegado de esa fotografía, no porque esté mal sino porque no me gusta hacerla; ahora, quizá acabe un poco así. No quisiera.


Quizá dar cursos.


Preferiría quizá pero qué tanto será realmente rentable. Y la otra, finalmente dejas de ser fotógrafo. Yo digo, ojalá sea algo relacionado con lo que hago y me gusta. La verdad es que se torna cada vez más complicado o igual y pones una cafetería con alguien y podrás vivir de eso y bueno quizá puedas hacer algún proyecto personal por ahí, muy de vez en cuando, pero ese tiempo que necesitas para trabajar en foto, ya no lo tendrás, será para trabajar en la cafetería o la pastelería o vendiendo tacos y ya no podrás hacer lo que te gusta. Esa es parte de la realidad.


¿Qué buscas con tu fotografía, reconstruir, rescatar o escribir la historia?


Para empezar sobrevivir (risas). Es un poco como retratar en el tiempo y espacio que te tocó vivir pero principalmente es dar tu opinión. Es como decir: yo pasé por aquí y vi esto. Si partimos de que la fotografía es un medio de comunicación o de expresión, lo que yo veo tal vez ustedes no lo vean o viceversa, es como mostrar un mundo, aunque sea al mismo mundo que retratemos, de distintas maneras. Por ejemplo, yo he sido poco religioso en mi vida y mis temas son muy religiosos, como las fiestas (indígenas) y ahora lo que estoy haciendo de la religión yoruba (en Cuba). Me llaman la atención esos temas pero los tomo hacia la tolerancia, pueden ser indígenas o afrocubanos y con todo respeto tratando de hacer lo mejor. Pero alguien que esté relativamente en contra de ello, hará otro trabajo y dirá esto es lo peor y se basará en esa ideología para hacerlo. Más bien sería una cuestión de mostrar esa parte de mundo que normalmente criticamos pero que ni siquiera conocemos, ni decir ni son mejor ni peor, son otros, son ellos, muy respetables como seguramente lo serán otros.


En tu carrera como fotógrafo, ¿qué imagen te ha conmovido?


Varias. Hay una que creo nos marca a todos, es la de la niña en Vietnam (Kim Phuc fotografiada por Nic Ut), para mí es una de las fotos que siempre recuerdo y que marca el fin de una época, que no fue la mía, pero que marca un tiempo. Hay unas fotos tremebundas de impactantes por la violencia, la guerra. Creo que también es un poco una cuestión de la edad, tiendes a ser un poco más beligerante, más duro. También la situación cambia respecto a lo que has tomado en mucho tiempo de tu vida y recuerdo más otras fotos que son menos impactantes socialmente pero más hacia la parte sentimental. No hablo del corazón, este de las telenovelas o de las publicaciones de la prensa rosa, hablo más del sentimiento. Del corazón de a de verás, de ese sentimiento humano importante que necesitamos todos para sobrevivir en la sociedad que estamos viviendo, que podría ser "El Beso" de Robert Doisneau que podrían ser también hasta un poco las fotografías de Sebastiao Salgado. Yo creo que son muchas.




SU CONCEPTO DE...


Algunas veces serio, Raúl Ortega reflexiona sobre el hacer de los fotógrafos, otras, con la sonrisa en los labios y una evidente pasión por la fotografía, dice que dentro de ésta, también hay modas como en la ropa, el arte, la pintura, etcétera, por lo que muchas veces se premian las fotos que no necesariamente son las mejores, lo que no es cuestionable es que toda foto es registro, por mala que sea, que se le considere arte dependerá de los valores estéticos, la intención, el tiempo e incluso la vejez que tenga la misma imagen, por ejemplo, una fotografía de la Revolución Mexicana pudo no ser valorada en su momento como los es hoy.




¿Qué hay detrás de cada fotografía?


¡Un poco de vida! Creo que detrás hay un poco de ti mismo y de experiencia y ojalá haya, por lo menos dentro de lo que quiero hacer, mostrar, haya un poco de lo que pienso y veo.


¿La fotografía crea fetiches, por ejemplo de las cosas y de los tiempos idos?


Sí, la fotografía tiene que ser nostálgica por antonomasia; porque finalmente estás viendo algo que ya no existe, algo que se fue. Y que también puede ser polémica porque la historia de cómo fue y la manera de ver el mundo de cada uno de nosotros es distinta y al ver esa historia, ese punto de un tiempo que ya no existe... podría haber un debate interminable.


¿Qué es la belleza para el fotógrafo Raúl Ortega?


La belleza es principalmente un sentimiento, que no pasa necesariamente por lo físico. Sería un sentimiento que te pueda llenar el pecho y que puedas transformar en algo, en lo que tú quieras, si haces fotografía, ojalá fuera en fotografía, porque creería que sí puedes ver la belleza en un movimiento social, en un hospital siquiátrico o en una fiesta de indígenas.


¿El cine ha influido en tu trabajo?


Sí, creo que en el mío y en el de todos. Estamos saturados absolutamente de medios y de imágenes por todos lados. Creo que finalmente influye querámoslo o no, para bien o para mal, a eso habría que darle una lectura y hacer un análisis.


¿El fotógrafo es un voyerista innato?


¡Sí!, gracias a Dios.


El fotógrafo Paul Graham dice que los fotógrafos, como los poetas, deben renovar su lenguaje visual, ¿tú lo has hecho?


Esas cosas como que de pronto no me gusta contestar mucho porque es difícil decir: sí, yo me renuevo cada dos años. Tendríamos que hacer un análisis de mi trabajo y ver cómo empecé, cómo fui evolucionando o involucionando realmente. Creo que sí vas cambiando; estoy seguro que no puedo fotografiar lo mismo que fotografiaba a los 25 años porque soy otra persona, a través de las experiencias que he tenido, buenas y malas, veo el mundo de otra manera a como lo veía hace días, meses o años. Creo que se fotografía distinto, eso es renovarse, que sea mejor o peor, también eso habría que valorarlo, pero sí diría que no se retrata igual a través de los años.


La fotógrafa Minnett Vari dice que las estrategias artísticas se vuelven volátiles cuando se usan como instrumento contra el olvido de la historia. ¿Tú crees que pase eso con la fotografía?, ¿se vuelve volátil?


Depende. Si pensamos que hoy las empresas que más hacen cámaras son las empresas de teléfonos celulares, podemos creer que son lo más volátil del mundo, nadie las guarda, se les echa a perder el teléfono y se pierden todas las fotos y ese fragmento de historia. Bajo esa lógica creo que sí, se vuelven volátiles pero habrá quienes tendrán mayor calidad de trabajo e intención de guardar esa fotografía, que tendrá un mayor valor, y a su vez, quien fotografíe hechos históricos, cuestiones sociales, políticas o culturales importantes, pues diría que tendrán más oportunidad de ser parte de la Historia.


¿Por qué es importante la mirada en los retratos de Raúl Ortega?


Hay hasta un cliché de decir que la mirada son los ojos del alma, yo no sé si lo sea así, lo que sí es cierto es que nos reflejan cosas; la mirada sí nos da una perspectiva de qué está pasando. Hay una foto de Marilyn Monroe, esta mujer bella, guapa, altiva, sonriente, sensual, que a mí me fascina como icono, pero que en una foto que le toma Richard Avedon, le ves la mirada y está ida del mundo en ese momento y cuando él le dice empecemos la sesión (fotográfica), hay una actuación de cómo quiere salir en la foto; creo que todos somos así pero si alguien te llega captar o tú llegas a captar a alguien en ciertos momentos denotas parte de su personalidad, que es también de alguna manera lo importante de un retrato.


Y en el proceso creativo de la fotografía ¿qué es lo más importante?


Creo que todo. Son pasos, son momentos, son lugares, son sensaciones, son sentimientos. Podría decir que en ese proceso muchas veces ni siquiera retratas, lo que pasa es que lo vives y la vivencia te hace retratar en otro momento con otra visión de las cosas. No necesariamente el proceso es fotografiar y fotografiar, es un proceso de aprendizaje, es un proceso de vivencia, es un proceso de compartir momentos y el mundo con mucha gente, unas personas con las que te toca vivir y otras con las que quieres compartir. Eso es lo que te va haciendo único en esta vida.


La representación de las escenas del pasado, ¿sirven de algo?


Sí pero creo que depende de la lectura que le demos. Diría que sí nos ayudaría hasta a no volvernos a tropezar con la misma piedra, hasta tener una conciencia de hacia dónde vamos, de no repetir errores, tener una conciencia distinta a la que tenemos, eso en el mejor de los casos. No siempre es real, creo que cada quien ve las mismas fotos con ojos distintos al igual que las obras literarias, las grandes obras cinematográficas o las grandes obras escultóricas y a todos ese proceso nos ayuda, ¿qué tanto?, creo que es personal ese proceso de crecimiento o no, de conciencia o no.


¿Aparte de la fotografía qué te produce placer?


¡Uy, muchas cosas! Creo mucho en la amistad, creo por fortuna, en la pareja, en el amor. Siempre se oye un poco raro cuando dices el amor pero hablo del amor más humano, el verdadero, éste que tiene problemas pero que al final sabes que también se puede componer o de que tienen errores los otros o tienes errores tú y al final es la voluntad y la capacidad de brincar cosas y de convivir, de equivocarse, de perdonar y de estar, lo que prevalece. Obviamente disfruto ser padre, me gusta convivir con mis hijas, realizar y compartir cosas con ellas, me gusta estar con mis amigos, me gusta mucho el cine, ir a exposiciones. Ahora que vivo lejos de mis familiares, me gusta visitarlos, estar con ellos, me causa algo muy grato. Y bueno, los placeres carnales también (risas), bueno de todo tipo, un buen vino, una buena noche, una buena velada, una buena película, un buen libro, una buena plática, un buen día de flojera absoluta o un buen día de estar muy cansado, agotado pero muy satisfecho de haber hecho una buena foto. Hay muchos placeres. Me causa todavía mucho placer el proceso de viajar para iniciar o seguir un proyecto, hay como mucha adrenalina, cuidar que no se te olvide nada. Ojalá no haya un fotógrafo al que sólo le produzca placer la fotografía.


¿La fotografía de prensa sólo retrata el lado doloroso de la vida?


¡No! Creo que la fotografía de la prensa puede mostrarlo todo, y entonces, partiendo de eso, supongo que algunas personas, no sólo en la fotografía sino también hay fotos de prensa o documentales que muestran la felicidad. Ahora, la prensa tiene una función como tal de tratar de denunciar, de decir, de mostrar a la sociedad, al poder, a la crítica y demostrar de una manera dura la realidad o la realidad que tú quieres ver.


PARA MÁS INFO VISITAR LA WEB
www.desmesuradas.com


Desde Julio/2006